El componente lúdico en la clase de ELE

Imagen extraída del banco de imágenes de Canva

A lo largo del tiempo el juego se ha manifestado como una de las acciones más innatas y presentes en la cultura y en la sociedad. En contextos educativos los profesores requieren de su utilización ya sea para incluirlos en la gestión de clase y cumplir con los objetivos propuestos, o bien para fines externos al hecho lúdico logrando así, sesiones más motivadoras y entretenidas (Herrera, 2016).

De acuerdo con los diversos escenarios que se presentan y según el rango etáreo de los aprendices, los docentes de ELE nos encontramos en una constante búsqueda de información y recursos que promuevan la motivación y aprendizaje significativo del alumno.

El objetivo de los docentes es mantener al estudiante atento proporcionando un ambiente de aprendizaje que sea grato, interesante y alentador. Por ello resulta imprescindible incorporar el componente lúdico en la programación de las actividades que se desarrollan en el aula de ELE, pues este no solamente favorece la adquisición de la lengua de una manera estimulante, sino también influye de forma positiva en el desarrollo cognitivo del aprendiz, facilitando su comprensión y la representación de la realidad correspondiente a su edad (Pisonero, 2004).

Plantear propuestas que conlleven actividades lúdicas y juegos es una oportunidad valiosa que integra a los aprendices de manera didáctica y los prepara en el desarrollo de sus habilidades individuales, cooperativas, organizacionales y constructivas (Labrador y Morote, 2008). El juego por sí solo genera infinidad de instancias para la producción de lengua y mantiene a los alumnos como protagonistas de su propio proceso de aprendizaje. Así pues, el juego aumenta la participación activa en las clases, genera confianza en los aprendices y les permite experimentar un estado de motivación que permanece mientras aprenden.


Bibliografía

Herrera, F. (2016). Sobre el enfoque lúdico en los procesos de enseñanza y aprendizaje de segundas lenguas. Revista Nebrija de Lingüística Aplicada a la Enseñanza de las Lenguas, 5.

http://www.nebrija.com/revistalinguistica/files/articulosPDF/articulo_56ec4816873af.pdf.

Labrador, M.J. , Morote P. (2008). El juego en la enseñanza de ELE, en Glosas Didácticas, 17 (pp. 71-84).

Lorente, P. y Pizarro, M. (2012). El juego en la enseñanza de español como lengua extranjera. Nuevas perspectivas. Tonos Digital. Revista Electrónica de Estudios Filológicos, 23.

http://www.tonosdigital.es/ojs/Índex,php/tonos/article/viewFile/821/554.

Pisonero, I. (2004). La enseñanza del español a niños y niñas. Sánchez, J. y Santos, I. (Eds.), Vademécum para la formación de profesores. Enseñar español como segunda lengua (L2)/lengua extranjera (LE). Madrid: Sgel.

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Me parece un buen tema. El componente lúdico motiva y ayuda a la integración de los alumnos, lo que promueve el aprendizaje afectivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *