Enseñanza del léxico: palabras, palabras, palabras

Imagen extraída de freepik.es

POLONIO: (…) Quiero hablarle otra vez. ¿Qué estáis leyendo?

HAMLET:  Palabras, palabras, todo palabras.

POLONIO:  ¿Y de qué se trata?

HAMLET: ¿Entre quién?

POLONIO: Digo, que ¿de qué trata el libro que leéis?

HAMLET: De calumnias. Aquí dice el malvado satírico, que los viejos tienen la barba blanca, las caras con arrugas, que vierten de sus ojos ámbar abundante y goma de ciruela; que padecen gran debilidad de piernas, y mucha falta de entendimiento (…)

(Shakespeare, 1798, acto II)

Las palabras son un arma muy poderosa. En este ejemplo, a Hamlet le irrita que las palabras aquí se usen para calumniar, para tratar la vejez como un tormento.

No es fácil dominar las palabras en un idioma, ya que estas pueden ser tramposas, falsas amigas, ocultar significados… La importancia de conocerlas ya se reconoce en tradiciones filosóficas como la griega (donde conocer la palabra era conocer el ser), la hebrea (en la Biblia), en Freud (en Tótem y tabú), entre otras.

El enfoque léxico aboga por una enseñanza cualitativa; además de aprender palabras nuevas, se debe ampliar el conocimiento sobre ellas. El alumno construye su conocimiento y se da cuenta en el camino de su progreso en tanto adquiere la capacidad de comunicarse. Por lo tanto, aprender el léxico de una lengua es aprehender la realidad de la misma, es una actividad constante. Saber diferentes significados, comprender el ámbito de la palabra, conocer su morfología y uso dentro un contexto vehiculiza el pensamiento, el descubrimiento de la gramática y, al fin, permite en la vida diaria construir oraciones y enunciados completos. El léxico es estructurable, comprensible y empleable. Somos capaces de relacionar, asociar, abstraer, estructurar la unidad lingüística. Como dice Woodward (2002), “las palabras sirven instantáneamente para hacer amigos, para poder comer, para evitar accidentes y por lo tanto son el punto de partida más natural“ (p. 97).

Es importante que, como profesores de ELE, sepamos cómo se organiza, relaciona y estructura el léxico, ya que esto nos dará una base para plantear de modo adecuado las actividades como, por ejemplo, agrupar las palabras mediante relaciones que le permitan al alumno memorizar, usar y hacerse dueño de las estrategias para aprenderlo. Según Woodward: “Si una lengua se compone de miles de palabras, en teoría, debería ser posible aprender una lengua aprendiendo miles de palabras” (p.99).  ¿Qué estrategias usas para llevar el léxico al aula?

 

Esquema para la enseñanza del léxico, por Alejandra Rojas


Bibliografía:

Higueras García, M. (2006). Las colocaciones y su enseñanza en la clase de ELE. Arco/Libros.

Shakespeare, W. (1798). Hamlet. (Trad. I. Celenio). (Trabajo original publicado en 1603).         https://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/hamlet-tragedia–1/html/ff18f76c-82b1-11df-acc7-002185ce6064_26.html#I_0_

Woodward, T. (2002). Planificación de clases y cursos. Cambridge University Press.

CVC. Biblioteca del profesor. Carabela 56. La enseñanza del léxico en español como segunda lengua/lengua extranjera (septiembre 2004). https://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/carabela/56.htm

Coseriu, E. (1977). Principios de semántica estructural. Gredos

Gutiérrez Ordoñez, S. (1981). Lingüística y semántica. Aproximación funcional. Universidad de Oviedo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *